¿que modelos atomicos se desarrollaron con el descubrimiento del electron?

El modelo de bohr

El modelo del budín de ciruelas es uno de los varios modelos científicos históricos del átomo. Propuesto por primera vez por J. J. Thomson en 1904[1] poco después del descubrimiento del electrón, pero antes del descubrimiento del núcleo atómico, el modelo intentaba explicar dos propiedades de los átomos entonces conocidas: que los electrones son partículas con carga negativa y que los átomos no tienen carga eléctrica neta. El modelo del pudín de ciruelas hace que los electrones estén rodeados por un volumen de carga positiva, como «ciruelas» con carga negativa incrustadas en un «pudín» con carga positiva.

Desde hace muchos años se sabe que los átomos contienen partículas subatómicas cargadas negativamente. Thomson las llamaba «corpúsculos» (partículas), pero se las denominaba más comúnmente «electrones», el nombre que G. J. Stoney había acuñado para la «cantidad unitaria fundamental de electricidad» en 1891[2] También se sabía desde hacía muchos años que los átomos no tienen carga eléctrica neta. Thomson sostenía que los átomos debían contener alguna carga positiva que anulara la carga negativa de sus electrones[3][4].

Wikipedia

A lo largo de la historia de la física atómica ha habido una gran variedad de modelos atómicos, que se refieren principalmente a un período que va desde principios del siglo XIX hasta la primera mitad del siglo XX, cuando se inventó el modelo final del átomo que se utiliza hoy en día (o que se acepta como el más preciso). Aunque la conciencia de la existencia del átomo se remonta a la época antigua de la historia del mundo (concepción griega del átomo), este artículo tratará principalmente de cinco modelos atómicos básicos, cada uno de los cuales ha contribuido de alguna manera a la forma en que percibimos la estructura del átomo en sí: el modelo de bola de billar de Dalton, el modelo de «pudín de ciruela» de J.J. Thomson, el modelo planetario de Rutherford, el modelo atómico de Bohr y el modelo de nube de electrones/mecánica cuántica.

John Dalton fue un científico inglés que propuso la idea de que toda la materia está compuesta por cosas muy pequeñas. Fue el primer intento completo de describir toda la materia en términos de partículas. Llamó a estas partículas átomos y formó una teoría atómica. En esta teoría afirma que:

El modelo atómico de john dalton

Este artículo trata sobre los modelos históricos del átomo. Para conocer la historia del estudio de cómo se combinan los átomos para formar moléculas, véase historia de la teoría molecular. Para la visión moderna del átomo que se desarrolló a partir de la teoría atómica, véase física atómica.

La teoría atómica es la teoría científica de que la materia está compuesta por partículas llamadas átomos. La teoría atómica tiene su origen en una antigua tradición filosófica conocida como atomismo. Según esta idea, si se tomara un trozo de materia y se cortara en trozos cada vez más pequeños, se llegaría a un punto en el que los trozos no podrían cortarse en nada más pequeño. Los antiguos filósofos griegos llamaban a estas hipotéticas partículas finales de la materia átomos, palabra que significaba «sin cortar».

A principios del siglo XIX, el científico John Dalton observó que las sustancias químicas parecían combinarse y descomponerse en otras sustancias por su peso en proporciones que sugerían que cada elemento químico está formado en última instancia por diminutas partículas indivisibles de peso constante. Poco después de 1850, algunos físicos desarrollaron la teoría cinética de los gases y del calor, que modelaba matemáticamente el comportamiento de los gases suponiendo que estaban formados por partículas. A principios del siglo XX, Albert Einstein y Jean Perrin demostraron que el movimiento browniano (el movimiento errático de los granos de polen en el agua) está causado por la acción de las moléculas de agua; esta tercera línea de evidencia acalló las dudas que quedaban entre los científicos sobre si los átomos y las moléculas eran reales. A lo largo del siglo XIX, algunos científicos habían advertido que las pruebas de los átomos eran indirectas y que, por tanto, los átomos podían no ser reales, sino sólo parecerlo.

El modelo del budín de ciruelas

A finales del siglo XIX, la idea de John Dalton de que los átomos eran las partículas más pequeñas que componían toda la materia había prevalecido durante unos 100 años, pero esa idea estaba a punto de ser cuestionada. Varios científicos que trabajaban en modelos atómicos descubrieron que los átomos no eran las partículas más pequeñas posibles que componían la materia, y que las diferentes partes del átomo tenían características muy distintas.

Las observaciones de Faraday El científico inglés Michael Faraday puede considerarse razonablemente una de las mentes más grandes de la historia en los campos de la electroquímica y el electromagnetismo. Paradójicamente, todos los trabajos pioneros de Faraday se llevaron a cabo antes del descubrimiento de la partícula fundamental de la que dependen estos fenómenos eléctricos. Sin embargo, una de las primeras observaciones experimentales de Faraday fue un precursor crucial del descubrimiento de la primera partícula subatómica, el electrón. Ya a mediados del siglo XVII, los científicos habían experimentado con tubos de vidrio llenos de lo que entonces se conocía como aire enrarecido. El aire enrarecido se refería a un sistema en el que se había eliminado la mayor parte de los átomos gaseosos, pero en el que el vacío no era completo. En 1838, Faraday observó que al pasar una corriente por un tubo de este tipo, se observaba un arco eléctrico. El arco se iniciaba en la placa negativa (conocida como cátodo) y viajaba a través del tubo hasta el ánodo de carga opuesta (Faraday, 1838). En sus experimentos, Faraday observó una luminiscencia que comenzaba en parte del tubo y se dirigía hacia el ánodo. Esto dejaba una zona entre el cátodo y el inicio de la luminiscencia que no estaba iluminada, y que posteriormente se conoció como el espacio oscuro de Faraday (Figura 1). Faraday no pudo explicar del todo sus observaciones, y hubo que esperar a que se produjeran nuevos avances en la tecnología de los tubos antes de llegar a una mayor comprensión.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad