¿que funcion tiene la ionosfera?

La ionosfera es una parte de qué capa de la atmósfera

La ionosfera (/aɪˈɒnəˌsfɪər/[1][2]) es la parte ionizada de la atmósfera superior de la Tierra, desde unos 48 km (30 mi) a 965 km (600 mi) de altitud,[3] una región que incluye la termosfera y partes de la mesosfera y la exosfera. La ionosfera está ionizada por la radiación solar. Desempeña un papel importante en la electricidad atmosférica y forma el borde interior de la magnetosfera. Tiene importancia práctica porque, entre otras funciones, influye en la propagación de la radio a lugares distantes de la Tierra[4].

Ya en 1839, el matemático y físico alemán Carl Friedrich Gauss postuló que una región de la atmósfera conductora de electricidad podría explicar las variaciones observadas en el campo magnético de la Tierra. Sesenta años más tarde, Guglielmo Marconi recibió la primera señal de radio transatlántica el 12 de diciembre de 1901 en St. John’s, Terranova (actualmente en Canadá), utilizando una antena de 152,4 m apoyada en una cometa para su recepción. La estación transmisora de Poldhu, Cornualles, utilizó un transmisor de chispa para producir una señal con una frecuencia de aproximadamente 500 kHz y una potencia 100 veces superior a cualquier señal de radio producida anteriormente. El mensaje recibido fue de tres dits, el código Morse para la letra S. Para llegar a Terranova la señal tendría que rebotar en la ionosfera dos veces. Sin embargo, el Dr. Jack Belrose ha refutado esta afirmación, basándose en trabajos teóricos y experimentales[5]. No obstante, Marconi logró comunicaciones inalámbricas transatlánticas en Glace Bay, Nueva Escocia, un año después[6].

Por qué es importante la ionosfera para las comunicaciones

La ionosfera (/aɪˈɒnəˌsfɪər/[1][2]) es la parte ionizada de la atmósfera superior de la Tierra, desde unos 48 km (30 mi) a 965 km (600 mi) de altitud,[3] una región que incluye la termosfera y partes de la mesosfera y la exosfera. La ionosfera está ionizada por la radiación solar. Desempeña un papel importante en la electricidad atmosférica y forma el borde interior de la magnetosfera. Tiene importancia práctica porque, entre otras funciones, influye en la propagación de la radio a lugares distantes de la Tierra[4].

Ya en 1839, el matemático y físico alemán Carl Friedrich Gauss postuló que una región de la atmósfera conductora de electricidad podría explicar las variaciones observadas en el campo magnético de la Tierra. Sesenta años más tarde, Guglielmo Marconi recibió la primera señal de radio transatlántica el 12 de diciembre de 1901 en St. John’s, Terranova (actualmente en Canadá), utilizando una antena de 152,4 m apoyada en una cometa para su recepción. La estación transmisora de Poldhu, Cornualles, utilizó un transmisor de chispa para producir una señal con una frecuencia de aproximadamente 500 kHz y una potencia 100 veces superior a cualquier señal de radio producida anteriormente. El mensaje recibido fue de tres dits, el código Morse para la letra S. Para llegar a Terranova la señal tendría que rebotar en la ionosfera dos veces. Sin embargo, el Dr. Jack Belrose ha refutado esta afirmación, basándose en trabajos teóricos y experimentales[5]. No obstante, Marconi logró comunicaciones inalámbricas transatlánticas en Glace Bay, Nueva Escocia, un año después[6].

Qué cualidad importante tiene la ionosfera

Los rayos X de alta energía y la «luz» ultravioleta (UV) del Sol chocan constantemente con las moléculas y los átomos del gas en la atmósfera superior de la Tierra. Algunas de estas colisiones liberan electrones de los átomos y moléculas, creando iones cargados eléctricamente (átomos o moléculas con electrones perdidos) y electrones libres. Estos iones y electrones cargados eléctricamente se mueven y se comportan de forma diferente a los átomos y moléculas normales, eléctricamente neutros. Las regiones con mayores concentraciones de iones y electrones libres se encuentran a diferentes alturas y se conocen, en conjunto, como la ionosfera.

Existen tres regiones principales de la ionosfera, denominadas capa D, capa E y capa F. Estas regiones no tienen límites definidos, y las altitudes a las que se producen varían en el transcurso de un día y de una estación a otra. La región D es la más baja, comienza a unos 60 o 70 km (37 o 43 millas) sobre el suelo y se extiende hacia arriba hasta unos 90 km (56 millas). La siguiente más alta es la región E, que comienza a unos 90 o 100 km (56 o 62 millas) de altura y se extiende hasta 120 o 150 km (75 o 93 millas). La parte más alta de la ionosfera, la región F, comienza a unos 150 km (93 millas) y se extiende hacia arriba, a veces hasta 500 km (311 millas) por encima de la superficie de nuestro planeta.

La ionosfera también se conoce como

La ionosfera (/aɪˈɒnəˌsfɪər/[1][2]) es la parte ionizada de la atmósfera superior de la Tierra, desde unos 48 km (30 mi) a 965 km (600 mi) de altitud,[3] una región que incluye la termosfera y partes de la mesosfera y la exosfera. La ionosfera está ionizada por la radiación solar. Desempeña un papel importante en la electricidad atmosférica y forma el borde interior de la magnetosfera. Tiene importancia práctica porque, entre otras funciones, influye en la propagación de la radio a lugares distantes de la Tierra[4].

Ya en 1839, el matemático y físico alemán Carl Friedrich Gauss postuló que una región de la atmósfera conductora de electricidad podría explicar las variaciones observadas en el campo magnético de la Tierra. Sesenta años más tarde, Guglielmo Marconi recibió la primera señal de radio transatlántica el 12 de diciembre de 1901 en St. John’s, Terranova (actualmente en Canadá), utilizando una antena de 152,4 m apoyada en una cometa para su recepción. La estación transmisora de Poldhu, Cornualles, utilizó un transmisor de chispa para producir una señal con una frecuencia de aproximadamente 500 kHz y una potencia 100 veces superior a cualquier señal de radio producida anteriormente. El mensaje recibido fue de tres dits, el código Morse para la letra S. Para llegar a Terranova la señal tendría que rebotar en la ionosfera dos veces. Sin embargo, el Dr. Jack Belrose ha refutado esta afirmación, basándose en trabajos teóricos y experimentales[5]. No obstante, Marconi logró comunicaciones inalámbricas transatlánticas en Glace Bay, Nueva Escocia, un año después[6].

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad